Consejos útiles

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Te detallamos una serie de consejos para ayudarte a vivir una buena experiencia en el mundo del patinaje

Mantenimiento de los Patines

A continuación te damos unos simples consejos para que tus patines siempre luzcan como el primer día.

1. Airea las botas.

Las botas de patinaje acumulan mucho sudor y olor, después de una sesión de entrenamiento; por ello es fundamental airear las botas y no dejarlas dentro de la bolsa o maleta, con el fin de evitar que el material interior de las mismas se debilite y se rompa como pasa en muchas ocasiones.

2. Limpia las botas y los cordones.

Algunos modelos de botas de patinaje, son un calzado de piel que hay que limpiar, cuidar y nutrir constantemente, no sólo cuando hay alguna competición. Lo ideal es limpiarlas una vez a la semana con un paño húmedo con un poco de jabón y luego si quieres aplicarle un poco de crema nutritiva del color de la bota. Si tu bota es de Ante, existen productos especiales para este tipo de piel.

Para completar esta limpieza, mete los cordones en la lavadora y saldrán relucientes.

3. Cambia las ruedas de lado.

En patinaje las ruedas interiores de ambos patines tienden a gastarse con más rapidez que las exteriores. Por ello es conveniente revisarlas con frecuencia y cambiar las dos ruedas de dentro de cada patín al lado de fuera para conseguir un desgaste similar.

4. Revisa las tuercas de las ruedas.

Con el tiempo y el uso de los patines las tuercas que sujetan las ruedas tienden a aflojarse un poco, si no las revisas de vez en cuando las ruedas pueden salir volando y generar caídas innecesarias.

Te recomendamos que cada dos (2) semana revises que las tuercas estén bien apretadas, de tal manera que dejen rodar con libertad el rodamiento y evitando que la rueda cabecee en el eje del patín; es decir que no baile.

5. Gira los frenos.

Por la forma de patinar el desgaste de los frenos es mayor en la parte delantera, por lo que es conveniente girarlos para que se desgaste todo el freno uniformemente y conseguir así una mayor duración de los mismos.

6. Revisa las tuercas de sujeción a la bota.

Una vez al mes aprieta las tuercas pequeñas que sujetan el patín a la bota y una vez apretadas aplicar un poco de esmalte de uñas para que se queden más fijas.

Si sigues estos simples consejos tus patines siempre estarán a punto y listos para patinar con seguridad.

Uso Correcto de los Patines

1. Ponerse correctamente las botas.

Con el fin de evitar que se rompa la parte interior de la bota es muy importante aflojar bien los cordones antes de introducir el pie. De este modo el pie entrará perfectamente en la bota sin tener que forzar la parte trasera de ésta ni tener que ponerse de pie para hacer fuerza y conseguir que el pie entre. Esta mala costumbre de introducir el pie en la bota de manera forzada; muy habitual en todos los patinadores; conlleva en la mayoría de las ocasiones, a la rotura de la piel interna de la bota.

Es aconsejable abrocharse con fuerza los cordones y no saltarse ningún enganche para conseguir una correcta sujeción del pie dentro de la bota y de esta forma evitar un gran número de lesiones.

Limpieza y Engrase de los Rodamientos

Es muy importante limpiar los rodamientos o cojinetes. Llevarlos limpios y perfectamente engrasados mejora el rendimiento y la forma de patinar.

A continuación te describimos unos simples pasos que debes seguir para la correcta limpieza y engrase de los rodamientos.

1. Quita las ruedas de los patines.


2. Extrae los dos rodamientos y el separador de cada rueda con la máquina extractora de rodamientos.

3. Mete en un frasco o recipiente con disolvente universal los 16 rodamientos y 8 separadores extraídos, así como los 16 guardapolvos (en caso de tenerlos). Déjalos allí por unas 10 horas aproximadamente.

4. Una vez transcurrido ese tiempo tira el disolvente y saca los rodamientos, separadores y guardapolvos. En cuanto a las tuercas de seguridad de las ruedas, NO debes meterlas en el disolvente, simplemente debes limpiarlas con un trapo limpio.

5. Con un trapo limpio y seco, limpia todos y cada uno de los rodamientos, separadores y guardapolvos hasta que queden totalmente secos. Déjalos secar durante 4 horas sobre un trapo limpio o papel absorbente de cocina.

6. Una vez secos, aplica por el lado abierto del rodamiento (donde se ven las bolitas) un poco de grasa de litio.

7. Introduce los rodamientos y separadores en cada rueda con ayuda de la máquina extractora de rodamientos. Para ello, levanta el eje de la máquina, mete un rodamiento y el separador, introduce la rueda, y por último el otro rodamiento. Finalmente baja el eje y presiona hacia abajo la palanca y...

!Ya está la rueda con sus rodamientos limpios y engrasados!


8. Por último vuelve a colocar las ruedas en los patines; recuerda colocar las que estén más gastadas en la parte de fuera de cada patín.

9. No olvides colocar los guardapolvos (en caso de tenerlos). Recuerda que una incorrecta colocación de los guardapolvos que protegen el rodamiento, provoca que la rueda se frene, y puedes sufrir caídas inesperadas.

Existen varios tipos de guardapolvos:

- Unos que presentan relieve por uno de los lados y por el otro son totalmente lisos. 


- Otros que presentan relieve por uno de los lados y por el otro una hendidura. 
En cualquiera de los casos, siempre hay que colocar la zona del relieve hacia el rodamiento.